Plagiocefalia

La plagiocefalia posicional es la deformidad craneal en bebés más común y consiste en la cabeza en forma de rombo, aplanado de un lado a nivel occipital. Se produce por dormir desde el nacimiento en posición invariable boca arriba con el giro de cabeza hacia el mismo lado, lo que conlleva la aplicación constante de presión sobre la parte posterior del cráneo, muy maleable en los recién nacidos y lactantes. La plagiocefalia posicional afecta más al lado derecho que al izquierdo.

El control muscular de la cabeza se adquiere alrededor de los 3 meses de edad. Por eso es muy importante ayudar al lactante a cambiar de posturas para evitar deformidades por exceso de presión. Tanto la plagiocefalia como la braquicefalia se dan 2 veces más en niños que en niñas, puesto que los niños son menos activos y están más hipotónicos (laxos, sin tono muscular) que las niñas.

La plagiocefalia posicional puede deberse a múltiples causas.

Desviación en diagonal de la simetría craneal

Ejemplo de plagiocefalia